La luna cuadrada. Parte III.

Leer →
Cuando salgo hacia mi trabajo, para mi jornada nocturna, ya es de noche. Incluso en verano. Cojo un autobús. Tardo cuaren...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

La luna cuadrada. Parte ii.

Leer →
La luna cuadrada. Parte ii. Me gusta pasear. Lo hago a menudo. Por las mañanas, nada más levantarme. Camino, inte...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

Las diatribas de Francisco Irreverente. El baile del payaso.

Leer →
Bien podría ser este el título de un cuento, una novela o una obra de teatro, pero no. Se trata más bien del baile, liter...
Publicado por : rubén cabecera soriano
1 Comments

La luna cuadrada. Parte i.

Leer →
Mi luna no es redonda. Sí, ya sé que es difícil de creer, pero es así: mi luna es cuadrada. Cuando anochece, si me asomo...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

Las diatribas de Francisco Irreverente. Sonarse los mocos.

Leer →
Suele usarse un papel o un pedazo de tela. En ambos casos suave si la situación lo permite para no hacerse daño en la na...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

Felicidad.

Leer →
Duerme: respiración acompasada, rítmica, como si de un fuelle con el que avivar el fuego de una chimenea de piedra, llena...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

El último niño. Parte iv y final.

Leer →
La madre del niño y los padres de la niña contactaron. Lo hicieron a pesar de que los miembros de la Asociación Internacion...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

El último niño. Parte iii.

Leer →
Los estudios médicos demostraron finalmente que ambos niños eran potenciales reproductores, es decir, que podrían ...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

El último niño. Parte ii.

Leer →
El niño creció. Vivió feliz, al menos todo lo feliz que puede vivir un niño sin tener contacto con otros niños. Su madre ...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments