Mi existencia.

Leer →
—Déjame que te diga: mi responsabilidad es el obstáculo ocasional y temporal, pero siempre imperecedero, que paraliza m...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments

Historias de Santocabrero. Rojo y Verde.

Leer →
Verde. Tenía el pelo teñido de verde y estaba alborotado, casi tanto como las hojas del parque que bailoteaban a s...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments

Historias de Santocabrero. Las lágrimas de una niña.

Leer →
Jup todavía es una niña. Solo el tiempo la convertirá en mujer, pero aún queda mucho para eso. Y es ese mismo tiempo el...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments

La batalla perdida.

Leer →
Finalmente la codicia ha vencido a la solidaridad. El ser humano, lo más importante que nos ha pasado, pues es lo que som...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments

El precio del cargo.

Leer →
Sin que sirva de precedente: los entiendo. Entiendo perfectamente el comportamiento de los partidos políticos que están a...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments

Historias de Santocabrero. La flor transparente (II).

Leer →
Hay una antigua leyenda en Santocabrero que habla de una flor especial que crece en lo alto de la montaña. Es una flor ...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments

Historias de Santocabrero. La plaza y la bandera (I)

Leer →
Santocabrero es un pueblo pequeño. Un pueblo pequeño de montaña. Está junto a la frontera. Santocabrero tiene una plaza, ...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments

No es fácil volar.

Leer →
Ayer se casó un amigo mío. Un amigo de esos de verdad, un amigo de esos que te quieren y a los que quieres por más que ...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments

Energonomía. Parte V.

Leer →
Llamaron a la puerta. El profesor no prestó atención. Insistieron. No había nada en este mundo que molestase más al pro...
Publicado por : En Cabecera
0 Comments